lunes, 30 de noviembre de 2009

Pide y te será dado.

Quiero ser tu fortaleza en tu debilidad.
Quiero ser tu apoyo y contigo poder contar.
Quiero que nunca me olvides
porque yo nunca te voy a olvidar.
Quiero estar siempre contigo
aunque cerca de ti no pueda estar.
Quiero pensar que ya nada podrá romper este lazo
que a nuestras almas une mas allá de la hermandad.
Quiero agradecerle a Dios que me dio tu amistad.
Y pensar que merezco conservarla ...

no pido nada más.

4 comentarios:

ROCIO dijo...

Un ofrecimiento total y precioso amiga.

Besos.

Rocío

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Que lindooooooo!!! Me lo llevo, lo percibo. Sigues con la misma elegancia y ternura en cada una de tus letras.

Siempre un placer pasar a visitarte, aun no sea tan seguido como mereces, pero no dispongo del tiempo que desearía.

Recibe un relajante y enérgico abrazo de luz para tu ser.

Beatriz

Juan dijo...

Ese dar sin contrapartida
ese amor incondicional
la auténtica fe en la amistad
sólo es propia de personas elevadas
dignas de tener amigos para siempre.

Que Dios te siga bendiciendo.

Saludos

Juan Antonio

Beatrix dijo...

Queridas Rocío y Beatriz. Inesperado JUan. Vosotros sí que sois un tesoro del que me sentiría muy orgullosa de mereceros en amistad, jeje. Muchas gracias por estar ahí!!