lunes, 27 de octubre de 2008

Algunas veces he llegado a pensar....


Tal vez la amaba de verdad y no quería que ella cometiera la locura de abandonar por él todas las cosas de su mundo. ¿Para qué dar señales de vida y echarlo todo a perder? Presentarse delante de ella y decirle: "Aquí me tienes, soy la vida que habrías podido vivir y no has vivido".
Y para hacer semejante sacrificio, quitarte de en medio por el bien de la otra persona, tienes que quererla de verdad.

'Mal de piedras'. Milena Agus.

2 comentarios:

amor en libertad dijo...

para mí el secreto está en darse entero sin por ello perder la libertad

te busco, bea

s

el piano huérfano dijo...

quererla es dejar que ella se piensa y decide por ella misma, quererla es cuidarla.