viernes, 12 de junio de 2009

Pensarte es tenerte.

DESDE el cansancio,donde ya me cuesta leer sin cerrar poco a poco los ojos,
hasta mis sueños.
Entonces, llegas a mí.

"Aún tengo en el oído
tu voz, cuando me dijo:
`No te vayas'. Y ellas,
tus tres palabras últimas,
van hablando conmigo
sin cesar, me contestan
a lo que preguntó
mi vida el primer día.
Espectros, sombras, sueños,
amores de otra vez,
de mí compadecidos,
quieren venir conmigo,
van a darme la mano.
Pero notan de pronto
que yo llevo estrechada,
cálida, viva, tierna,
la forma de una mano
palpitando en la mía.
La que tú me tendiste
al decir `No te vayas'.
Se van, se marchan ellos,
los espectros, las sombras,
atónitos de ver
que no me dejan solo.
Y entonces la alta noche,
la oscuridad, el frío,
engañados también,
me vienen a besar.
No pueden; otro beso
se interpone, en mis labios.
No se marcha de allí,
no se irá. El que me diste,
mirándome a los ojos
cuando yo me marché,
diciendo: `No te vayas'. "

Pedro Salinas. La voz a ti debida.

1 comentario:

Ŧirє dijo...

el pensamiento es el unico lugar que nadie puede arrebatarnos.....
alli todo es posible..
precioso poema...
un abrazo